miércoles, 28 de marzo de 2007

3. Señora de Rácula (Eva)







Se casó con Rácula por fastidiar a su padre, pero en realidad ama al cabrero de la comarca vecina…
Tiene un super cochazo con chofer, y viste siempre con pieles y joyas… Su marido le trajo de Egipto un “mono cantaor”, con el que se deshace en halagos delante de él, pero no para de escupirle al pasar cuando está sola… No sabe que su esposo es vampiro gitano, aunque tiene sus sospechas “porque hay algo extraño en su sonrisa”…

No soporta a las dos chachas, ni al chofer, ni al guarda, ni entiende porqué “su hombre” contrata siempre a personas con “esos dientes tan asquerosos”…
Le importa un pito que la deje sola con tanto viaje, pues se pega sus escarceos con el cabrero, con el que no quiere fugarse “porque no pertenece a la nobleza”…
Cuando escapa a sus encuentros amatorios, gusta portar siempre en el maletero una manta suave de leopardo, ya que no consiente tumbarse “a pelo” en la hierba…

Tiene una risa aguda y mecánica -que se te mete por el tímpano y te pone de los nervios- con la que evita mantener conversaciones que le molestan… Es imitada por el servicio en pleno a sus espaldas…


...La señora de Rácula, que se tira el rollo pidiendo cosas muy caras...



3 comentarios:

Lumen Dei dijo...

A mí esta me cae bien, es evidente que nos encontramos ante una pobre mujer llena, pero llena, de falta de cariño.

Y ya sabemos que es la falta de cariño lo que llena los bares... o lo que doblega ante el más rudo cabrero a la más pija de las payas.

Sic transit gloria mundi

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.