martes, 27 de marzo de 2007

4. El mono "cantaor" (Nani)







Rácula se lo regaló a la Señora después de un larguísimo viaje a Egipto… Lo presentó como el mono más raro del mundo, del que solo hay un ejemplar, ya que tiene la particularidad de cantar flamenco jondo cuando le tocan tres palmas…

Ella se emocionó falsamente al recibirlo -porque si hay algo que le de asco en el mundo es un mono- y lo colocó en el salón principal, cerca de la chimenea, a ver si se asfixiaba…
Delante de su marido le pide insistentemente que cante al sonido de las tres palmas, y ríe de placer… Cuando el conde marcha a sus negocios, se divierte escupiéndole en la cara sin parar…
Está un poco escamada, porque el macaco tiene colmillos largos, aunque ni se imagina la verdad...
El animal es en realidad un hijo bastardo de Rácula que tuvo con una bailaora de Egipto, a la que prometió cuidarlo a cambio de su silencio.

Lleva puesto un traje de mono de Fidela, tan bien confeccionado que parece auténtico.
Jamás denuncia a su padre lo de los escupitajos, por miedo a quedarse en la calle…
Jugará un papel importante, porque pronto se convertirá –sin quererlo- en el espía del señor…





1 comentario:

Lumen Dei dijo...

La tía de mi mujer, que se llamaba Delfina -la tía, no mi mujer-, tenía en los años sesenta's del pasado siglo tres monos en su casa (ahora eso es ilegal, están protegidos, como los testigos de cosas chungas), y les puso los siguientes nombres: Zambomba, Machaquito y Chacachaca.

No hace falta ser muy imaginativo para calibrar porqué llamó así a los tres simpáticos e inquietos primates.

La mirada aguda del Nani me hace pensar que sus usos consuetudinarios no difieren de la pauta habitual de este tipo de parientes cercanos nuestros.